Disfruta de un picnic desde una bodega construida en una ladera de Mallorca

Se acerca el mes de septiembre y los viñedos entran en ebullición para albergar sus esperadas vendimias. Si este año decides disfrutar de tus vacaciones en septiembre, y optas por escaparte a Mallorca, alójate en Can Bordoy Grand House & Garden y descubre, gracias a su experiencia “Pícnic en una bodega”, la magia de disfrutar de un excelente vino, combinado con delicias de alta cocina, y teniendo como telón de fondo unas impresionantes vistas de la Sierra de Tramuntana, declarada en 2011 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Un sueño que es posible lograr en Castell Miquel (Alaró), una bodega creada en los años 90 en una de las zonas más bonitas de la Sierra de Tramuntana, que tiene la particularidad de tener los viñedos sobre una ladera, diseminados en terrazas y bancales típicos de esa parte de la isla. Además de su paisaje inolvidable, cabe destacar la complejidad y la corpulencia de los vinos de Castell Miquel, fruto de la influencia de la brisa marina, que equilibra las temperaturas en la época de mucho calor; y de la protección que los muros de piedra seca otorgan a las viñas durante los fríos meses del invierno La experiencia, que también se puede hacer visitando otras bodegas de Mallorca, incluye los traslados desde el hotel a la bodega, un recorrido por sus viñedos y una cata de sus vinos más representativos. Ésta se puede acompañar con productos de la bodega, o bien con un rico pícnic elaborado por el chef del restaurante Botànic de Can Bordoy, Andrés Benítez.

Duración y precio: entre 5 y 6 horas/ 465 euros por pareja

Junior Suite con desayuno desde 350 euros la noche

Para más información y reservas: tel. 871.87.12.02 o email info@canbordoy.com

Nota: oferta sujeta a disponibilidad y con reserva obligatoria.

Máximo 4 personas

Compra tu experiencia aquí

 

Print Email
We use cookies to deliver you the best experience. By browsing our website you agree to our use of cookies. Learn More